Carolina González

Ansiedad por la comida

Qué comer para calmar la ansiedad por la noche

Llegas por la noche a casa y sientes que pierdes el control con la comida. Coges «lo que pillas» de la nevera, sabes que lo “estás haciendo mal” ‘’que vas a sentirte culpable’’ y aún así, no puedes parar de comer. En este post te ayudo a reconocer que está ocurriendo y te doy ideas sobre qué comer para calmar ansiedad por la noche.

Te adelanto lo que vas a encontrar en este artículo:

  1. ¿Qué es la ansiedad?
  2. ¿Qué es la ansiedad por la comida?
  3. Factores que influyen y favorecen la ansiedad por la comida
  4. ¿Por qué aumenta la ansiedad de noche? 
  5. ¿Por qué la comida nos calma? 
  6. Qué comer cuando tienes ansiedad por la noche 
  7. 3 ideas de cenas para calmar la ansiedad por la noche

1. ¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es una emoción que nos indica miedo o terror a que algo ocurra, real o imaginario. Cuando se muestra, quiere decirnos algo y debemos escuchar. Habitualmente, se asocia sentir ansiedad como algo negativo, aunque debemos cambiar la mirada hacia lo que nos está ocurriendo e investigar que nos ha venido a decir.

Algunos síntomas pueden ser:

  • Sentirse nervioso u ausencia de tranquilidad
  • Cambios de comportamiento y mal humor
  • Estar preocupado por algo gran parte del día
  • Sensaciones físicas de mareos o palpitaciones

Normalmente cuesta reconocer cuando se tiene ansiedad, porque es algo progresivo. Si identificas que te ocurre alguno de estos síntomas en mayor o menor medida, pide ayuda profesional. La ansiedad no desaparece sola.

Todos tenemos una «mochila emocional» a lo largo de nuestra vida, vamos llenándola y cuando nos damos cuenta hemos superado su capacidad y tira tanto de nosotros, que ya no podemos más. Además, como no sabemos qué nos ocurre, no nos planteamos de primeras pedir ayuda. Tampoco sabemos cómo gestionarlo, y mientras avanza el tiempo, la comida puede aparecer como una forma de calmar la ansiedad, especialmente por la noche.

2. ¿Qué es la ansiedad por la comida?

La ansiedad por la comida se caracteriza por:

  • Necesidad de comer, de forma repentina e impulsiva. Especialmente en tardes y noches.
  • Suele acompañarse de falta de control una vez que se comienza a comer, hasta finalizar la ración o paquete.
  • Comer a escondidas estando sol@ o que nadie pueda molestar.
  • Culpa después de comer.
  • Pensar automáticamente como se va a compensar esa ingesta: restricción de alimentos, hacer más ejercicio físico, vómitos.

Además, lo largo del trabajo en la consulta, hemos reconocido dos tipos de ansiedad por la comida:

Ansiedad por la comida: causada por seguir dietas restrictivas que prohíben alimentos durante mucho tiempo generan más deseo por comer esos alimentos, normalmente hidratos de carbono y dulces.

Comer por ansiedad: tener problemas (estrés, preocupaciones laborales/familiares, etc.) que me generan malestar y como forma de evitarlos/gestionarlos, como porque siento alivio temporal.

Muchas mujeres y hombres sufren ambas situaciones a la vez, por eso es importante entender qué nos está ocurriendo. La comida se llega a convertir en bálsamo emocional y forma de evasión. Es muy frecuente que ocurra cuando la persona está sola en casa, sin que nadie la pueda ver.

https://www.consalud.es/la-entrevista/ansiedad-comida-no-dificultad-gestion-emocional_96838_102.html

La ansiedad por la comida puede verse influida por diferentes factores que detallo a continuación.

3. Factores que influyen y favorecen la ansiedad por la comida

La ansiedad por la comida puede ser multifactorial, aquí te muestro un resumen de los factores que más se identifican en la consulta:

4. ¿Por qué aumenta la ansiedad de noche? 

La ansiedad por comer suele aumentar por la noche debido principalmente a dos motivos:

  • Ingesta insuficiente durante el día. Hemos pasado el día comiendo poca cantidad y todo excesivamente saludable, sin ningún hidrato de carbono, tanto, que no cubre nuestras necesidades de energía, de nutrientes, ni estamos satisfechos con lo que comemos. Al finalizar el día, tu cuerpo pide de forma desesperada esa energía que no le has estado dando. Esto favorece comer «lo primero que pillamos» al abrir la nevera, que suelen ser alimentos poco nutritivos.
  • La noche es el momento «relax» del día. Cuando llega la noche ponemos entramos en modo pausa hasta el día siguiente. Durante todo el día hemos estado de un lado para otro sin darnos cuenta de lo que nuestro cuerpo nos estaba pidiendo. Por la noche, al relajarnos, somos más conscientes de nuestras sensaciones físicas y emocionales.

Por otro lado, también ocurrir justo lo contrario. Llegamos a casa después de un día intenso y al relajarnos hay un bombardeo de pensamientos en nuestra cabeza que no sabemos como gestionar. Aquí solemos recurrir a la comida como ‘’vía de escape’’, un momento en el que sentirnos en paz durante al menos un rato.

5. ¿Por qué la comida nos calma? 

Comer es un placer. Y debería seguir siendo un placer, no una forma de obtener éxito, aceptación, reconocimiento, cuerpo X, etc.

Comer nos calma porque hay ciertos nutrientes que actúan como un ansiolítico natural, especialmente alimentos dulces como el chocolate y salados, como patatas fritas, pipas y snacks. Cuando a tu cabeza atormetad@ de pensamientos, le das un «chute» de azúcar/chocolate/salado/procesad@s, el efecto en tu cerebro es tan potente que durante un rato hay una evasión de esa sensación de malestar, o también utilizarse como una forma de castigo.

Ese malestar puede ser por:

  • No ser capaz de seguir la dieta, no conseguir adelgazar, no consiguir tu objetivo de peso, haberte pasado el fin de semana, no tener fuerza de voluntad.
  • Otra serie de problemas y/o preocupaciones de tu mochila emocional, que todos sumados conforman un verdadero cóctel molotov.

Culturalmente, desde pequeñ@s y a lo largo de nuestra vida, hemos ido asociado comida con celebraciones y forma de premio o castigo, aprendidas de forma consciente o inconsciente de la familia y del entorno cercano. En nuestra historia, la comida implica recuerdos, agradables o desagradables, ahí se fragua nuestra relación con la comida, y dependiendo de experiencias posteriores, se repiten hábitos y patrones con la comida sin darnos cuenta.

6. Qué comer cuando tienes ansiedad por la noche 

Al ser un proceso gradual y lento, no vamos a dejar de tener ansiedad de un día a otro. Hemos estado viviendo con ella durante mucho tiempo y para ello tendremos que aliviarla poco a poco. Intentar hacerlo de golpe supondrá volver a una situación de control-descontrol.

Como hemos comentado en puntos anteriores, el primer paso es regular la ingesta que tenemos durante el día. Comer alimentos suficientes, de calidad y que nos resulten apetecibles hará que nuestra ansiedad se rebaje por la noche.

Entonces, ¿qué puedo comer cuando tienes ansiedad por la noche?

Tan sencillo y complicado a la vez cómo permitirte comer algo que realmente te guste y apetezca. Por muy nutritivo o sano que sea un plato, si no nos gusta, no calmará nuestra ansiedad ya que no nos estamos permitiendo disfrutar. Si llevas un tiempo restringiendo hidratos y no funciona, incorpóralos en tu cena.

También incorporar vegetales y frutas en las cenas nos saciará y nos aportará las vitaminas y minerales que necesitamos para reponernos después de un largo día. Además, las frutas aportan el toque dulce que nos puede apetecer y las verduras nos hidratan y sacian.

7. 3 ideas de cenas para calmar la ansiedad por la noche

Ahora vamos a ver 3 ejemplos de cenas equilibradas y completas, que calmarán tu ansiedad por la comida:

  • Salmorejo + tosta de queso cottage, tomate y aguacate.
  • Pimientos asados + tosta de jamón serrano con queso curado.
  • Crema de calabaza + gulas con gambas y huevo.

Cenar de forma completa y equilibrada nos ayudará a que nuestra digestión sea menos pesada y podremos dormir y descansar más fácilmente. Al día siguiente al haber dormido mejor tendremos más energía y estaremos de mejor humor para hacer frente al día que tenemos por delante.

Estar descansados nos ayudará a reducir nuestro nivel de estrés y cortisol. Hará que estemos de mejor humor, y por lo tanto, irá regulando poco a poco que tengamos ansiedad por comer.

Cuéntame qué te ha parecido. Me encantará leer tu comentario aquí abajo y por redes sociales. Sígueme en Instagram: @carolina.conciencianutricional y Facebook: @carolinadoctoranutricion.

Si necesitas asesoramiento personalizado, ¡contacta conmigo para concertar tu sesión conmigo y comenzar tu cambio de hábitos cuanto antes!. Solicita tu cita en mi perfil de Doctoralia: Carolina González.

Confío en que tu #conciencianutricional haya aumentado y elijas ir hacia un estilo de vida saludable y flexible.

Puedes seguir leyendo más post en www.conciencianutricional.es/blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Call Now Button