Carolina González

En el caso de los que acabamos de nombrar, «son alimentos ricos en energía y normalmente con una cantidad considerable de grasa, sal y en algunos casos azúcar», apunta la nutricionista. «Cuando los tomamos a última hora del día, dificultan la digestión y podemos tener sensación de pesadez incluso que nos cueste conciliar el sueño, todo dependiendo también de las cantidades y horarios de cada persona (que sumados al estrés y comer rápido, nos influye más de lo que pensamos). Precisamente estos hábitos pueden determinar un aumento de peso casi sin darnos cuenta», nos informa.

Leer en Women´s Health

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now Button