Incluir platos originales y llenos de sabor es una forma estupenda de incluir más verduras en tu alimentación diaria, ¡y esta receta cumple todos los requisitos! Cada día incorporo más matices asiáticos a mis recetas y desde que conocí esta, la preparo habitualmente y nunca dejan de sorprenderme los matices que le aporta el curry y la leche de coco, además de aportarte todas sus propiedades nutricionales.

El curry, es una mezcla de especias de origen indio que suele incluir: pimienta, cardamomo, comino, cúrcuma, mostaza, ají, canela, nuez moscada, ajo, azafrán, pero sus ingredientes varían dependiendo de la zona donde provenga, que puede ser más o menos picante. Es muy utilizado en la cocina asiática.

La leche de coco, se obtiene de triturar el agua y la pulpa del coco y es un ingrediente básico en la cocina asiática. Principalmente aporta sabor especial a los platos y aporta saciedad por su contenido en grasa (es saludable y no tiene colesterol).

Me encanta incorporar ambos en mis platos porque les da un toque diferente, y puedo viajar a Asia a través de sus sabores sin moverme de casa 😀

¿Qué verduras puedo utilizar? 

Coliflor, brócoli, zanahoria, guisantes, calabacín, berenjena, cebolla, tomate, ¡y casi las que más te apetezcan! Yo elegí esta vez: coliflor, zanahoria, calabacín y berenjena.

¿Qué ingredientes necesito?

Verduras elegidas:

1/4 de coliflor

2 zanahorias medianas

1 calabacín mediano

1 berenjena mediana

Cebolla y ajo (para sofrito)

2-3 cm de raíz de jengibre

2-3 cucharadas de curry en polvo (según cantidad de verduras)

200 ml de agua

200 ml de leche de coco

2 cucharadas de salsa de soja (opcional)

Pimienta negra recién molida (a tu gusto)

¿Cómo se elabora? 

Pelamos y limpiamos las zanahorias, cebolla, y calabaza, y las cortamos en dados medianos. Cortar los ramilletes de la coliflor. Después los calabacines en dados medianos. En una olla o sartén grande, dorar la cebolla en el aceite. Se añaden los demás ingredientes (y la salsa de soja opcional) y se saltea 5 minutos, removiendo. Añadir los 250 ml de agua, la leche de coco, el curry, y la pimienta. Remover bien y tapar. Dejar 15 min.

¡Listo para disfrutar! Se puede preparar el día de antes o para dos-tres veces en la semana y también tienes la opción de congelar. Es una receta que combina muy bien con arroz (tipo basmati ideal) + tofu ó pollo ó pescado blanco. ¿Con cuál prefieres empezar?

Si te ha gustado, me encantaría conocer la receta que has preparado. Cuéntamelo en un comentario aquí abajo y por mis redes sociales. Recuerda: sano y rico = disfrutar comiendo. ¿Te unes a la filosofía #ConcienciaNutricional?

Comparte este post!

shares

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.

You have Successfully Subscribed!